¿Debería evitar correr el día antes de la carrera?

Siempre hablo de lo importante que es llegar fresco y descansado al día de la carrera. Para esto es necesario, entre otras cosas, ir bajando la carga de entrenamiento a medida que nos vamos acercando a la fecha en cuestión. ¿Tendría entonces sentido salir a correr el día antes de la carrera o estaríamos cansándonos innecesariamente?

correr el día antes de la carrera

La necesaria planificación del entrenamiento tiene como fin último llegar a la fecha de nuestro objetivo en el mejor momento de forma. Para esto vamos repartiendo las cargas de entrenamiento y reservando algunas semanas de descarga que nos permitan recuperar y crecer muscularmente.

Entonces, si la idea es bajar cargas gradualmente y llegar en perfecto estado a la carrera, por lógica parecería mejor no correr el día antes de la carrera. Así evitarías tanto cansarte como arriesgarte a una lesión pero, ¿seguro que es esta la mejor opción?

 

¿Qué riesgo corro si entreno antes de una carrera?

 
El principal riesgo que puede suponerte este entrenamiento del día antes es, sin duda, no tener tiempo suficiente para recuperar bien antes de plantarte en la línea de salida.

Hay que tener en cuenta que el tiempo de recuperación que necesita tu organismo es diferente según el tipo de entrenamiento. No es lo mismo recuperarse de un entrenamiento de calidad, como unas series, que de un rodaje.

Desde luego si no te has recuperado completamente, llegarás a la carrera arrastrando cierta fatiga, lo cual implica que no estarás bien descansado ni en tu mejor punto de forma. Así, en caso de hacer un entrenamiento el día previo, tendría que ser un trabajo adecuado al tiempo de recuperación del que dispones.

Puesto que como máximo contaremos con 24 horas para recuperarnos, esto descarta por completo los entrenamientos de calidad o más intensos ese día. Más bien diría que tendríamos que estar hablando de un trabajo tan suave que no podría ni ser considerado entrenamiento. Con esto me refiero más a un rodaje cómodo que no nos requieran mucho tiempo de recuperación.

Por otra parte, puede existir un cierto rechazo a correr el día antes de la carrera en base al posible riesgo de lesionarse después de todo el trabajo realizado. Es cierto que en la parte final del ciclo de entrenamiento, cuando se arrastra más fatiga acumulada por el trabajo previo realizado, es cuando suelen aparecer las lesiones. Pero este momento suele situarse más frecuentemente alguna semana atrás respecto del día de la carrera.

Se supone que las últimas semanas ya has ido bajando la carga de entrenamiento, sobre todo la última semana, con el objetivo de ir quitándote esta fatiga y facilitar el crecimiento muscular. Si ya has llegado bien al día antes de la carrera, de verdad has hecho esta descarga previa y no te planteas hacer una locura de entrenamiento precompetición; el riesgo de lesión debería estar bastante reducido. Sólo me preocuparía por él si no has cumplido antes con el periodo de descarga o has seguido una mala planificación de entrenamientos.

 

¿En qué me podría beneficiar correr el día antes de la carrera?

 
Para mí, ese trabajo el día anterior a una competición, aporta sobre todo tranquilidad.

En cuanto a mejora de rendimiento no vas a conseguir nada puesto que llegados a este punto, el trabajo importante ya está hecho de antes. Sí que puede ayudarte un poco a espabilar los músculos según como haya sido esta última semana de entrenamiento. Pero dónde de verdad veo el beneficio es en que ayuda a calmar los nervios y la ansiedad precompetición.

Es cierto que hay quien se pone más o menos nervioso antes de competir y según esto puede tener más o menos sentido este trabajo previo. Por regla general es un trabajo que viene bien para relajar pero puede ser que haya a quien le provoque más ansiedad. Esto ya dependerá de cada uno y ahí uno tiene que decidir según como le afecte. Si te provoca más ansiedad, mejor olvidarse de hacer nada.

En mi caso, esta sesión del día antes de la carrera, era una sesión importante. No la consideraba ni entrenamiento porque lo único que buscaba era salir a estirar los músculos y matar esas horas antes de la competición.

El día anterior a una maratón, prácticamente no salía del hotel. Así que era un día de horas de espera que se podían hacer muy largas. Ese rato en que salía a hacer un trabajo suave que me servía básicamente para estirar los músculos, lo agradecía muchísimo.

 

¿Cómo debería ser el trabajo el día antes de la carrera?

 
Teniendo en cuenta lo que he comentado sobre el tiempo de recuperación necesario de cada entrenamiento y sin perder de vista que ante todo tenemos que llegar frescos y descansados a la carrera, estamos hablando de hacer un trabajo muy suave.

Lo que yo recomendaría es hacer un rodaje corto a ritmo muy suave, que no nos provoque ninguna fatiga. Aquí hay que olvidarse de fijar ningún ritmo ni controlar tiempos. Me refiero más bien a hacer unos 4-5 kilómetros a ritmo muy cómodo o unos 20 minutos de rodaje.

Este trabajo sería el mismo tanto si lo que vas a hacer es una maratón, una media maratón o 10 kilómetros. El objetivo de esta sesión en todos los casos es el mismo, estirarse y relajarse.

Se podrían añadir al final del rodaje algunos progresivos con el fin de darles un poco de chispa a los músculos y activarlos antes de la carrera. Nos servirían para en cierto modo hacer algo de ritmo pero no exigirnos mucho.

Una alternativa a este trabajo podría ser salir a dar un paseo con el fin de estirar las piernas. Aunque lo más común entre maratonianos es hacer un rodaje muy suave, el paseo también puede ser un sustituto de éste.

Lo que sí creo un error y suele ser muy frecuente entre corredores populares, es aprovechar que estás en una ciudad desconocida (cuando sales a correr fuera) y pasarse el día haciendo turismo. Es decir, pasar muchas horas pateando la ciudad. O incluso pasar horas infinitas en la feria del corredor. Estas actividades que suponen estar muchas horas de pie, agarrotan las piernas y provocan un cansancio totalmente innecesario.

Es fundamental que esta sesión o trabajo previo se realice con margen suficiente para recuperar. Lo ideal es 24 horas antes de la carrera. Si se da el caso de que tu carrera es a primera hora de la mañana y te ves que hasta última hora del día anterior no podrías hacer el entrenamiento, mejor ya no lo hagas. Es preferible no arriesgarse a no estar completamente recuperado. Si quieres vencer la ansiedad, mejor da un paseo.

 

Errores que deberías evitar en esta sesión

 
En base a todos estos factores que he citado como condicionantes de este particular trabajo precompetición, no deberías hacer en ningún caso:

  • Un rodaje demasiado largo: por muy bien y cómodo que te sientas y por mucho que te parezca que no estás haciendo mucho trabajo a ese ritmo, contrólate. Muchas veces no nos damos cuenta del alcance del trabajo que estamos haciendo pero a nuestro cuerpo le puede llevar luego igualmente un tiempo recuperarse y en este caso estamos limitados.
  • Un ritmo demasiado rápido: quizá te veas con la incertidumbre de si conseguirás cumplir tu objetivo al día siguiente y quieras probar cómo te ves rodando a ritmo competición. No lo hagas, aquí sí estarías quemando energías innecesarias. Si has hecho bien tu preparación deberías confiar más en tu trabajo y no estropearlo ahora. Igualmente, probarte en este momento ya no te servirá de mucho porque no hay tiempo para mejorar más así que, es preferible guardarte las fuerzas para el día siguiente y comprobar entonces cómo estás.
  • Entrenar demasiado tarde: ni a pocas horas de la carrera ni muy tarde por la noche ya que es posible que se te active el organismo y te cueste más descansar. Convendría que durmieras lo mejor posible esa noche antes de la competición.
  • Un entrenamiento de fuerza: el trabajo de fuerza o gimnasio suele hacernos sentir más pesados y lentos por eso no conviene hacerlo cerca del día de la carrera, incluso se podría evitar en esta última semana de entrenamiento.

No deberías temer que correr el día antes de la carrera te restara opciones en la competición o te hiciera ir más cansado. Si respetes las pautas expuestas y no caes en errores como los citados, no debería ser un problema sino más bien un beneficio.
 

One thought on “¿Debería evitar correr el día antes de la carrera?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *