Combinar pruebas de montaña y maratón: cómo hacerlo.

Puede ser que te guste correr por montaña y por asfalto. Aunque puedan ser disciplinas con unas cuantas diferencias, siendo corredor popular tampoco deberías privarte de disfrutar de lo que te gusta. Pero sí importa combinar ambas disciplinas de la mejor manera posible para evitar riesgos innecesarios.

competir montaña y maratón

No es lo mismo a lo que te enfrentas cuando corres una maratón que cuando haces una trail de 42 kilómetros. Ni serán comparables ritmos ni tiempos. Pero cada disciplina puede tener particularidades de las que disfrutes o quieras explorar.

Algo posible de hacer si respetas algunas reglas y criterios que te ayudarán a llevar mejor la combinación de la montaña y el asfalto.

 

¿Qué implica ir cambiando de disciplina?

 
La locura a la que a veces se enfrenta un corredor popular es la de ir encadenando competiciones con demasiada frecuencia. Me refiero a que no se lleguen a respetar ciclos de preparación y de recuperación completos.

A veces es por las ganas que uno mismo tiene por hacer cierta prueba y la otra, y las fechas vienen como vienen. O a veces porque tienes un compromiso con amigos. El caso es que al final las cuestiones deportivas no son únicamente las que mandan.

Dentro de este calendario loco, puede darse la circunstancia de tener demasiado cerca una prueba de asfalto y una de montaña.

Hay que tener en cuenta que el cambio de disciplina requiere adaptaciones propias de cada una:

  • · Un corredor de montaña que pasa al asfalto tendrá que hacer una adaptación al impacto del asfalto. Bien es cierto que si ya vienes combinando ambas disciplinas, no partirás de cero en esta adaptación.
  • · Si el corredor más acostumbrado al asfalto pasa a la montaña, tendrá que adaptar también la pisada a un terreno más irregular.
  • · La montaña requiere cierta práctica de su técnica específica, sobre todo para las bajadas. Esta práctica de la técnica y coger el hábito de enfrentarse a esas bajadas (aunque también las subidas) requiere dedicación y aprendizajes.

Sobre todo es importante que para cada tipo de prueba tienes que hacer más énfasis en diferentes cualidades dentro de la preparación.

El ciclo específico de una maratón, para mí, está muy enfocado en trabajar el ritmo. También volumen pero éste se viene trabajando desde antes.

Sin embargo, una de las principales diferencias entre montaña y asfalto es el ritmo. Entonces si vienes enfocándote en desarrollar esas cualidades de ritmo durante unos meses y tras realizar la maratón en asfalto pronto te metes en montaña, arrastrarás unas fortalezas musculares que poco te van a ayudar.

Y carecerás de otras más relacionadas con la fuerza que te ayudarían más para montaña.

Por esto la importancia de respetar, como mínimo, el ciclo específico y ciclo de recuperación de cada prueba. Hay que dejar que la musculatura primero regenere y luego se le pueda exigir más en otra dirección.

 

Combinar competiciones de asfalto y montaña

 

Si respetar los ciclos específicos de cada prueba es algo a tener muy en consideración siempre, más lo es con el cambio de disciplinas.

Algunos criterios que tendría en cuenta a la hora de combinar pruebas de asfalto y montaña son:

  • · No acortar periodos de recuperación para iniciar el específico de la siguiente prueba.

     
    Si vienes de correr una maratón en asfalto y lo siguiente que te espera es una prueba de montaña, priorizaría dar el tiempo suficiente de recuperación a la maratón frente a respetar el ciclo específico de montaña completo.

    El riesgo que veo si no dejas recuperar bien al cuerpo, es que al poco de ponerte de nuevo en un entrenamiento exigente donde cambia la pisada, el cuerpo no reaccione bien ante imprevistos del terreno o adaptaciones y requiera reaccionar tirando demasiado de una musculatura que no está del todo fresca. Entonces puedes sobreexigirla y que no responda y esto se vea reflejado en caídas o lesiones.

  • · No meter durante el ciclo específico de una prueba en asfalto entrenamientos de montaña.

     
    Quizá piensas que por no perder el hábito o las adaptaciones que haya podido hacer antes el cuerpo a la montaña, te vendría bien ir combinando y no olvidar ese tipo de entrenamientos. O hacer una tirada larga por montaña y trabajar volumen y fuerza, como he visto a veces.

    Soy más partidario de centrarse cada vez en lo que estás preparando. Ese otro tipo de entrenamiento dirigido a la montaña no te va a favorecer en tu objetivo de asfalto y puede estar haciendo que renuncies a otro entreno que te haría un mayor favor.

  • · No meter competiciones de montaña dentro del ciclo específico de una prueba de asfalto.

     
    Es difícil competir dejando la exigencia de lado. Al final, aunque sea solo motivado por el ambiente, algo te acabas exigiendo. Si de repente preparando una prueba de asfalto te plantas en una competición de montaña (por corta que sea) y te exige, tus músculos, como poco, quedarán agotados y con agujetas para continuar exigiéndote en entrenamientos posteriores.

    Eso si no hay lesiones, porque no estabas preparado para una prueba así y como poco arrastrarás agujetas unos cuantos días.

  • · Sí podrías meter una carrera en asfalto durante la preparación de una prueba de montaña.

     
    Aquí no tienes que hacer una adaptación especial al terreno, es más fácil. Sin embargo, estarás exigiéndote en otro aspecto que en entrenamientos y pruebas de montaña dado el desnivel es más complicado, el ritmo.

    Por ejemplo meter una carrera de 10 kilómetros puede ayudarte a exigirte en cuanto a ritmo y fortalecer esa parte más olvidada en el trabajo de montaña.

En conclusión, no creo que un corredor popular tenga que obligarse a centrarse en una sola disciplina si realmente disfruta de ambas. Al igual que tampoco veo ningún motivo para obligarse a combinar ambas por el hecho de que le pueda sacar algún beneficio a alguna para llevarse a la otra, que podría ser.

Creo que el criterio que debe priorizar es tomar las decisiones correctas y respetar los tiempos para protegerse de sobreexigencias y lesiones. Algo que iría ligado al fin último de esto, que es poder disfrutar de ambas modalidades durante más tiempo.

Para cuando des un descanso a la montaña y vayas a por el maratón, quizá te interese el ebook gratuito «Maratón: consejos de Toni Peña a un corredor popular».

Sí, me interesa
1Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Bikilo Running te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Otsu Sport S.L. como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: proporcionar permiso para dejar comentarios en la página web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Bikilo Running. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@bikilo-running.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web: bikilo-running.es, dentro de nuestra Política de Privacidad.