Ciclo pre-específico: errores en los que es fácil caer

No todo empieza con el ciclo específico si no que antes, existe y es necesario el ciclo pre-específico. Es frecuente que un corredor popular tenga menos claro cómo abordar el entrenamiento de esta fase y acabe cayendo en errores que luego pague. ¿Debe seguirse en esta fase un entrenamiento estructurado? ¿Hay algún tipo de entrenamiento que es mejor evitar o fomentar?

ciclo pre-específico

La idea de que preparar un objetivo requiere de un plan de entrenamiento estructurado y acorde con ese objetivo, está bastante asentada entre corredores populares.

Cómo sea ese plan, qué entrenamientos tenga, qué volumen o duración lo definan; son parámetros que pueden obedecer a diferentes criterios y tener más variables. Pero, en general, no se discute mucho que es necesario un ciclo específico de entrenamiento. El problema suele aparecer más frecuentemente en la etapa anterior.

 

Lo que te aportará el ciclo pre-específico

 

Si quisieras pasar de una etapa de descanso (que bien puede ser descanso activo con entrenamientos más libres y suaves) a un ciclo específico, es probable que te vieras sufriendo mucho. E incluso frustrándote.

O que tuvieras que redefinir tu objetivo y buscar algo por debajo de lo que podrías llegar a hacer en un buen momento de forma.

La situación se traduce en que partes de un momento de baja forma y quieres llegar a un pico, pero eso no es inmediato. No podrás pasar de no hacer prácticamente nada o entrenos suaves, a una sucesión de entrenos de mediana y alta exigencia como es más propio de un ciclo específico.

Precisamente, por esto, existe el ciclo pre-específico.

Su objetivo principal es sentar una buena base de forma para resistir mejor el trabajo del ciclo específico.

No contar con esta fase y pretender entrenar como si estuvieras en un buen punto de forma, puede hacerte fácilmente caer lesionado o frustrado.

Si le estás exigiendo a tu físico más carga de la que puede soportar en ese momento, es fácil que en cualquier punto diga que no puede más. Entonces, romperá por algún sitio, aparecerá una sobrecarga o inflamación.

Si te exiges entrenos fuertes sin estar en el momento de entrenar a ese nivel, es probable que sientas que no puedes y acabes abandonándolos. O que lo intentes hasta el final pero te des cuenta que no has podido alcanzar el ritmo deseado pese a haberlo dado todo. Esta situación es propensa a la frustración, que sientas que no merece la pena intentarlo más y dejes de entrenar durante un tiempo y abandones. O cambies tu objetivo.

Sin embargo, realizar un buen ciclo pre-específico conseguirá lo contrario:

  • Hacerte llegar en buena forma al ciclo específico y que te veas capaz de ir superando entrenamientos.
  • Evitar lesiones, sobrecargas o frustraciones.
  • Ayudarte a retomar una rutina regular de entrenamientos.

 

Errores a evitar en un ciclo pre-específico

 

Pese a que un corredor popular pueda tener más o menos clara la función del ciclo pre-específico, a menudo no tiene claro cómo abordarlo y caen en diversos errores.

Un ciclo específico está más claro que tiene que seguir una estructura y contar unos ciertos tipos de entrenamiento. Además es más fácil encontrar alguno estándar y tratar de seguirlo o tenerlo como guía, te funcione mejor o peor.

Pero llegados al momento del pre-específico, ya no se sabe si seguir o no un plan, si hacer un entrenamiento más libre, si meterse a hacer entrenos intensos o qué tipo de entrenos…

Aunque este ciclo puede también obedecer a diferentes criterios, para mí, hay cosas claramente descartables en este momento de forma. Creo que no se debería caer en:

– Entrenar sin una planificación.

Pese a que sea una fase algo más relajada que el específico ya que se trata de ir gradualmente recuperando la forma, eso no quita que deba seguir una organización. Sobre todo porque si no, si solo te guías por tu apetencia, te dejarás aspectos de tu físico sin trabajar y no conseguirás llegar completamente a esa buena base de forma.

Aparte de que seguir una estructura equilibre tu desarrollo, también te servirá para ir entrando en una rutina de entrenamiento y recuperación. También este aprendizaje forma parte del objetivo de esta fase.

– Entrenar siguiendo un plan específico de una prueba de menor distancia.

Una vez aceptado que necesitas una estructura, puede ser que por servirte de guía, utilices el plan específico de una prueba de menor distancia. Basado en la idea de que si es una distancia menor, no será tan exigente.

Este planteamiento también lo veo erróneo.

Por mucho que la distancia sea menor, el enfoque será el de plan específico y no el de pre-específico. Quiero decir con esto que la incidencia se hará más en entrenos exigentes y de ritmo cuando a mi parecer, un pre-específico debe tener una mayor carga de fuerza y fondo.

No creo que la distancia, en ningún caso, sea un factor que diferencie exigencias. Cada ciclo específico será exigente para una marca sea cual sea la distancia.

– Contar con entrenos demasiado exigentes anticipadamente.

Me refiero con esto a que vayas con la idea de que si tienes que correr una maratón y tienes más tiempo (ciclo pre-específico y específico) lo utilices para entrenar desde el principio con mayor exigencia. Es decir, que las tiradas largas o las series largas las puedas ir metiendo ya y pensar que así llegarás mejor preparado por haber dedicado más tiempo a esa alta exigencia.

Pues no tiene porqué ser así, sino más bien al contrario. Nuestro cuerpo puede resistir el estrés de los entrenamientos exigentes durante un periodo definido y sabiendo que tiene fin.

Por una parte, esa alta exigencia antes de haber llegado a un buen punto de forma puede acabar en lesión o frustración como ya hemos comentado.

Por otra parte, es probable que te cargues con demasiada fatiga y estrés mental si pretendes alargar mucho tiempo ese periodo de trabajo más intenso.

Evitar caer en estos y otros errores es más fácil cuando cuentas con un plan de entrenamiento personalizado.

>> Conoce aquí los beneficios y funcionamiento de nuestro plan de entrenamiento personalizado.

 

2 thoughts on “Ciclo pre-específico: errores en los que es fácil caer

    • Toni Peña dice

      Entiendo que quieres decir mezclar en una misma sesión dos tipos de entrenamientos diferentes. No le veo la necesidad, creo que un entrenamiento de un solo tipo tiene que ser ya suficientemente exigente para completar la sesión. Soy más partidario de que cada día tenga un único tipo de entrenamiento enfocado a trabajar un aspecto concreto y que se pueda completar bien y con la exigencia necesaria.

      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Bikilo Running te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Otsu Sport S.L. como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: proporcionar permiso para dejar comentarios en la página web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Bikilo Running. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@bikilo-running.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web: bikilo-running.es, dentro de nuestra Política de Privacidad.