El ritmo en maratón leído a través de sus dos medias

Cómo gestionar el ritmo en maratón o si habrás acertado con él es siempre una duda que sobrevuela. Es normal, se trata de una prueba tan larga que no sabes cómo llegarás a la parte final. ¿Qué pasa si has sido muy prudente? ¿Qué te puede indicar que podrías haber dado más?

ritmo en maratón

En una maratón lo importante no es cómo se sale sino cómo se llega. Es una prueba larga que puede incluso hacerse más larga todavía.

Partiendo de esta premisa, es lógico tomar precauciones en la salida.

Pasarse en el ritmo de salida es un error que puedes pagar muy caro. Pero quedarse corto o sumar demasiados kilómetros demasiado suave, puede dejar un sabor amargo tras la carrera. Después de tantos meses de preparación medir bien el ritmo de la maratón es la guinda final.

 

La gestión inicial del ritmo en maratón

 
Casi en cualquier carrera, el ambiente es un extra motivante pero que también puede jugar malas pasadas. Rara es la carrera popular, sea de la distancia que sea, que no cuenta con un ambiente animado. Al final es la ilusión de muchas personas unida en un mismo lugar y eso se respira en el entorno.

Ese es también un primer factor a tener en cuenta para atacar con frialdad. Es decir, esa emoción puede ser la causante de que empieces la carrera demasiado rápido. O a veces pasa por querer empezar con un amigo y tener que adaptarte a un ritmo que no es el tuyo.

Pero si ya vas en sobreaviso con esto, entonces pondrás más cuidado en ese ritmo inicial.

El riesgo que puede venir después es el contrario, que empieces demasiado lento. O que haya mucha gente en la carrera, te hayas quedado demasiado atrás y cuando quieras salir no tengas trayectoria libre para poder llevar tu ritmo. Es posible que entonces vayas los 2 o 4 primeros kilómetros más lento, hasta que se abra hueco y encuentres tu sitio.

Si te has pasado de ritmo al inicio y has ido durante unos kilómetros demasiado rápido, te habrás exigido más de la cuenta. Si hablamos de una maratón que es una distancia donde hay que dosificar muy bien las energías, este error muy probablemente te pasará factura en la parte final o hacia la segunda mitad de la carrera.

Ahora bien, todo podría indicar que será mejor pasarse de ir lento. Probablemente sí, pero esto también se puede pagar de otras maneras.

 

Indicadores de errores en el ritmo de maratón

 
Cuando te pones en la línea de salida de una maratón, tienes en la cabeza una marca que querrías hacer. Lo cual implica que también conoces el ritmo medio que te debería salir en carrera.

A partir de aquí, puedes establecer unas marcas parciales. Es decir, saber en ciertos kilómetros de la carrera que marca deberías llevar ahí. Es cierto que ahora con los relojes-gps uno puede saber el ritmo de cada kilómetro. En mi época, sin estos relojes, yo tomaba las referencias cada 5 kilómetros.

Hay que considerar también que estos gps tienen algún margen de error por lo que no está de más tener algunas referencias de marca. Entonces revisarla al pasar cada 5 kilómetros o cada 10 puede orientarte a ver cómo vas y permitirte entonces hacer rectificaciones.

La marca de paso por la media maratón es una referencia que está bien porque ya implica haber empezado a acumular fatiga y sopesar la situación. Pero a la vez, puede dejarnos poco margen de reacción si veníamos con un ritmo equivocado. Básicamente porque la segunda parte de la carrera no será igual que la primera.

En la segunda media maratón ya llevas fatiga acumulada. No estás tan fresco, o no deberías, como para llegar a exigirte recuperar ciertos márgenes de tiempo.

Por eso durante la carrera, pensando en poder rectificar el ritmo, es mejor tomar la referencia de marca cada 5 kilómetros, o como mucho cada 10. Sin embargo, la lectura del paso por la media maratón nos puede venir bien para hacer tras la maratón un primer análisis global de cómo ha ido.

 

Leer el resultado basado en las dos medias

 
Tomando como referencias los tiempos realizados en la primera mitad y segunda de la carrera, pueden darse diferentes situaciones con distintas lecturas:

  • Hacer las dos medias maratones en el mismo tiempo:

    Si este ha sido el resultado de tu carrera (considerando que pueda haber variaciones de 20 o 30 segundos entre una media y la otra), seguramente hayas establecido un ritmo medio para la maratón y hayas tratado de mantenerlo. Aquí yo considero que es como que has hecho la segunda media “más rápida”, en el sentido de que hacer el mismo ritmo arrastrando más fatiga supone hacer más esfuerzo. Dependiendo de la exigencia o acierto de ese ritmo de maratón fijado, puedes haber sufrido la segunda media para conseguir mantenerlo o haberte sentido más o menos bien. Si el caso es que te sentías más o menos bien, te diría que es probable que pudieras haber dado más en carrera.

  • Hacer la primera media más rápida y la segunda más lenta:

    Normalmente, cuando en un corredor popular sale este resultado en carrera, suele ser indicativo de haber pinchado algo al final. No creo que como estrategia premeditada un corredor popular tome esta opción. Si no más bien, que se habrá pasado de ritmo al principio sin haber controlado bien esos momentos en que iba fresco, y lo habrá pagado en la segunda mitad o último tercio. Si la diferencia de tiempo entre una media y otra es de más de 3 o 4 minutos, es indicador casi seguro de pinchazo.

  • Hacer la primera media más lenta y la segunda más rápida:

    Este caso me atrevería a decir que sería el más ideal, conseguir mejorar el ritmo. Sobre todo si hay un poco de diferencia entre las dos medias pero no mucha. Si hay un salto grande entre una media y otra, podría ser que te hubieras pasado de conservador al principio y luego por mucho que apretaras no hubieras alcanzado a dar tu máximo. Pero si el salto no es muy grande entre el tiempo entre medias, me haría pensar que has sabido llevar un ritmo un poco frenado en la primera mitad para echar lo que te quedaba en la segunda.

Este sería un análisis basado en cifras y considerando que el recorrido y condiciones de ambas mitades de la carrera eran similares. Si resulta que en la segunda mitad ya era más tarde y hacía mucho calor, el recorrido tenía más cuestas o soplaba viento en contra, por ejemplo, la lectura puede variar. Todos estos factores también habría que tenerlos en cuenta en cada caso.

Lo que se esconde tras estas lecturas de tiempos, no es solo el resultado final de la carrera, sino el sabor que te queda. Cuando al acabar miras este tipo de datos y tus sensaciones, empiezas a calibrar si podrías haber dado más o te sientes mal por haberte equivocado. Detrás de esto está el trabajo de meses de entrenamiento y sabe mal no haberlo gestionado bien para quedarse con mejor recuerdo.

Si te has pasado por quedarte corto de ritmo en la maratón y te viene el regusto de que podías haber dado más, como que se te queda una espinita clavada.

Si al contrario, te has equivocado y has pinchado en algún momento o sufrido tanto que no quieres saber más de maratones, te queda el enfado contigo mismo. Que puede agravarse si has acabado lesionado o tan dolorido que no puedas volver a correr durante un tiempo.

La maratón puede darte recuerdos inolvidables en un sentido y en otro. Conseguir tu objetivo se convierte en una experiencia de gran felicidad, pero no conseguirlo puede sentirse como un dolor del que cueste un tiempo sobreponerse.

El día de la maratón, estás tú solo frente al reto y la toma de cada decisión. Puedes acertar más o menos pero ayuda llegar con claridad mental y dudas resueltas. Para eso, puedes analizar tu caso y solucionar cualquier duda en una consultoría uno a uno con Toni Peña.

>> Quiero saber más sobre esa consultoría.

2Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad

Bikilo Running te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Otsu Sport S.L. como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: proporcionar permiso para dejar comentarios en la página web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Bikilo Running. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@bikilo-running.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web: bikilo-running.es, dentro de nuestra Política de Privacidad.