Correr olvidándose del reloj: beneficios y cuándo hacerlo

Vivimos en una era de avances tecnológicos en la que cada vez estamos más pendientes de todo tipo de aparatos. Eso nos lleva también a correr anclados a nuestro reloj-gps que no solo mide ritmo y distancias sino que saca más y más datos. ¿Sería recomendable alguna vez salir a correr sin reloj? ¿Qué nos estamos perdiendo con este vínculo con el reloj?

correr sin reloj

Hoy en día parece que vivimos embriagados por datos y tecnología. Y nos sirve de ayuda para muchas cosas. Pero cabe también preguntarse si no nos excederemos en ocasiones con las consecuencias que esto arrastre.

Esta puede ser una de esas cosas que se dice que es buena, pero en su justa medida.

 

Riesgos de entrenar siempre pendientes del reloj

 
Está claro que si un día empezamos a entrenar con reloj-gps fue porque le llegamos a ver virtudes. Y las tiene.

Poder sacar datos de nuestro entrenamiento e incluso obtener información durante el entrenamiento es una buena ayuda para llevarnos a entrenar mejor.

Sí, en principio, sí, pero ojo.

Lo malo viene cuando el hecho de manejar tantos datos nos crea una cierta obsesión o empuje excesivo a la mejora. Es decir, que haga que empecemos a leer los datos con mucha rigurosidad o creándonos la obligación de querer verlos ya superados y mejorar el ritmo del entrenamiento anterior.

Caer en una situación así puede estar forzándonos a exigirnos más de lo que deberíamos entrenando por la necesidad de ver superada una cifra. Cuando no hay que perder de vista, que la preparación debe leerse en su conjunto y la mejora de rendimiento se verá el día de la carrera, no en entrenamientos ni datos parciales.

Quizá un día podría ser más recomendable que hicieras un rodaje más lento porque estás más cansado o arrastras alguna molestia. Pues por la obsesión o necesidad creada de ir leyendo el ritmo en el reloj y querer no hacerlo peor que otros días, puedes estar exigiéndote de más. Lo que al final te llevará a incrementar la molestia o no haber recuperado bien para el siguiente entrenamiento.

Por esto hay momentos en que puede ser mejor dejar el reloj en casa o saber leer y gestionar bien los datos.

 

Beneficios de olvidarse del reloj

 
Una vez acostumbrados a que la planificación de nuestro entrenamiento venga marcada con datos y salir a correr mirando y adaptándonos al ritmo, romper esto puede ser difícil. Sin embargo, a veces resultaría más que recomendable.

Ir pendientes del reloj hace que nos desconectemos más de la sensación vinculada al ritmo. Parece que acabemos luego solo sabiendo identificar a qué ritmo vamos porque lo diga una máquina y no porque nosotros podamos identificarlo por sensaciones. No en la medida exacta pero sí deberíamos ser capaces de “a sentimiento” tener una idea de a qué ritmo estamos corriendo.

En cualquier momento puede no funcionar el gps bien entrenando o en carrera y nos ayudará poder identificar más o menos nuestro ritmo por sensaciones.

Pero no es solo esto.

La cuestión es que cuando empezaste a correr y te enganchaste a esto, casi seguro que no vivías pendiente de un reloj ni de un ritmo. Salías a correr a un ritmo que te hiciera sentir bien, dejabas libre a tu cabeza e ibas sumando kilómetros. Y esa sensación te gustó.

Pues conectarnos con esa esencia que nos llevó a correr, es algo que vamos perdiendo al depender del reloj. Parece que nos estemos privando del disfrute por el que empezamos en este deporte. Algo que igual deberíamos permitirnos continuar disfrutando aunque también tengamos que combinar entrenamientos más a golpe de reloj para llegar a conseguir nuestra superación.

Cuando te olvidas del reloj, tu mente también se libera más. Empiezan a fluir los pensamientos y te quitas más estrés. Ya estás corriendo libre y no atado a la exigencia, que bastante tenemos también en el día a día como para no permitirnos ciertas válvulas de escape.

 

¿En qué ocasiones entrenar sin reloj?

 
Dicho esto, no es que ahora tengan que ser todos los entrenamientos más libres, sin controlar ritmos y olvidando el reloj. Pero sí podemos darnos ciertas licencias.

Los entrenamientos de calidad son los más rigurosos y exigentes que encontraremos en el plan de entrenamiento entonces ahí, hay que cumplir. En esos casos no llevar el reloj y dejarse ir por sensaciones es más probable que nos lleve a bajar el ritmo, lo cual no produciría el efecto buscado. Aquí lo complicado suele ser alcanzar y mantener un cierto ritmo y por eso un reloj nos ayudará a exigirnos y cumplir.

Sin embargo, un buen plan debería combinar exigencia con más suavidad. Con esos kilómetros paja u otro tipos de entrenamiento que van más enfocados al volumen que al ritmo. Ahí es donde podemos encontrar la oportunidad de olvidarnos del reloj.

Los rodajes y sobre todo cuando son de regeneración serían los indicados para dejar el reloj en casa o al menos no ir tan pendiente de él. En este tipo de entrenamientos el ritmo no es lo más relevante y sin embargo, pueden ayudarnos a entrenar el conectarnos con la interiorización del ritmo.

Es más, los que son rodajes de regeneración o recuperación deberíamos obligarnos a no mirar el ritmo y hacerlos de verdad a lo que pida el cuerpo. De eso se trata, de sumar kilómetros cómodos.

Lo mismo pasaría en épocas de descanso activo o vacaciones. Son momentos para liberar la cabeza y aunque nos mantengamos haciendo cierto ejercicio, que sea de manera más libre y menos exigente. Así que, aquí, llevar reloj casi que no tiene sentido.

Esto es aplicable también a entrenamientos dentro del ciclo específico. No por estar en un ciclo que va enfocado a la carrera dejamos de tener entrenamientos con esos kilómetros paja. Incluso las tiradas largas donde no hay una exigencia de ritmo sino de kilómetros, podrían hacerse sin control de ritmo.

Olvidarnos de vez en cuando, en los momentos adecuados, de la tecnología, nos puede reconectar con lo que nos hizo empezar a correr e incluso mejorar nuestra motivación.

Permitirte ciertos entrenamientos sin reloj-gps no significa entrenar sin planificación. Para ver mejoras como corredor es necesaria una planificación que te exija avances graduales. Eso es lo que te damos hecho con nuestro sistema de entrenamiento online.

>> Quiero saber más sobre ese sistema de entrenamiento.

2 thoughts on “Correr olvidándose del reloj: beneficios y cuándo hacerlo

  1. José dice

    Hola Toni,

    Ultimamente me he estado obsesionando demasiado con las marcas y como poder superarlas. Hasta tal punto que las estoy empeorando. Imagino que por el sobre entreno y estrés sicológico.

    Quizás dejar de pisar el acelerador no sea tan mal idea de cuando en cuando. Creo que la tecnología ayuda mucho, pero a veces son solo números y no somos maquinas. Comenzaré a variar los entrenamientos a ver que tal.

    Un saludo,

    José

    • Toni Peña dice

      Hola José

      Puede ser que estés un poco saturado. A mí me ha sucedido en alguna ocasión donde es tanta la presión y “tener que” hacer que luego no se refleja en el resultado. Ese “tener que” es mucha presión.

      Quizás con un poco de estabilidad y descanso, quitando todas las presiones posibles puede que los entrenamientos empiecen a fluir y con ello los resultados. La cabeza también necesita sus respiros.

      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Bikilo Running te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Otsu Sport S.L. como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: proporcionar permiso para dejar comentarios en la página web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Bikilo Running. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@bikilo-running.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web: bikilo-running.es, dentro de nuestra Política de Privacidad.