Salir mentalmente reforzado (o no) de tu entrenamiento

En una carrera de fondo, la última parte de la carrera la cabeza es determinante. Estés mejor o peor preparado para esa competición, todo puede venirse abajo si tu cabeza no está fuerte. Pero conseguir llegar mentalmente fuerte es también consecuencia de cómo hayas venido entrenando.

entrenar-fuerza-mental

Aunque siempre nos enfoquemos mucho en las mejoras físicas que provocan cada tipo de entrenamiento, cómo hacerlo bien o cómo combinarlos, esto no es todo lo que importa del entrenamiento. Más aún en carreras de fondo donde el desgaste y la exigencia física es alta, lo cual impacta directamente sobre nuestra cabeza.

Nuestro cerebro consume mucha energía para mantenerse activo y no va a dejar tan fácilmente que tú la consumas corriendo. Así que, intenta disuadirte de ello provocando deseos de abandonar o reducir el esfuerzo.

Pero esa fuerza mental con la que llegamos al día de la carrera también es resultado de cómo hayamos venido entrenando.

 

Mecanismos que nos hacen ganar confianza

 

Solo por decirte que tienes que ser mentalmente fuerte, sin mayor base que querer serlo, es difícil conseguirlo. Sin embargo, contar con pequeñas señales o pruebas que te demuestren ciertas posibilidades empieza a configurar otra confianza y creencias.

Cuando por primera vez te enfrentas a algo nuevo, vas con miedo. Eso hace que empieces a imaginar situaciones complicadas donde no te salen bien las cosas o pasas por un gran sufrimiento.

Sin embargo, si vences ese miedo y encaras la situación, todo puede cambiar mucho.

Es probable que las cosas salgan luego mejor de lo pensado. O como poco, te hayas demostrado que has sido capaz de dar un primer paso y ser valiente para enfrentarte. Solo eso, ya te da otra confianza. Te estás empezando a demostrar a ti mismo algo, que puedes hacer cosas que incluso te asustan. Y que seguramente luego no eran tan dolorosas como te imaginabas.

Esto no es ninguna tontería.

Ir venciendo estas pequeñas barreras, construye una base de confianza y arrojo en ti mismo. Empiezas a integrar un comportamiento que es que cuando te lanzas y pruebas algo, al final eres capaz de superar tus miedos. Incluso demostrarte que alcanzas ciertos logros que a priori parecían difíciles y eso va incrementando tu confianza en ti.

Esa confianza y ese empezar a creer en tus posibilidades, influyen en la construcción de tu fuerza mental también de cara a las competiciones.

 

Sensaciones que te refuerzan o no

 
Este sistema de identificar pequeños logros o superaciones influye en cómo estás trabajando tu mentalidad.

Puede ser que en tu plan de entrenamiento cuentes con ciertos entrenos más exigentes. Pongamos por ejemplo un entrenamiento de series largas o tiradas largas de alrededor de 30 kilómetros.

Seguramente antes de realizar entrenamientos así, sientas cierta presión o nerviosismo. Estarás temiendo pasar algún rato de sufrimiento y dudarás de si podrás superarlo y completar bien el entreno.

Pero te lanzas a él.

Resulta que logras completarlo. Seguramente sufriendo y luchando mentalmente por acabar, pero lo consigues. Lo cual automáticamente te provoca una sensación de satisfacción pero también empieza a subir tu confianza. Te has demostrado que eras capaz de conseguir algo complicado, ¿por qué no podrías lograr también otro tipo de cosas?

Ahora imagina otra situación.

Tienes un plan de entrenamiento que vas cumpliendo. Vas sintiendo fatiga y como que cuando empiezas un nuevo entrenamiento todavía arrastras cansancio del anterior pero tú sigues entrenando. Empieza a pasar que tus sensaciones no son buenas, estás cansado, y cuando llegan los entrenamientos exigentes no los haces bien. Bien no alcanzas el ritmo propuesto, bien no logras completarlos y abandonas antes del final.

Esta dinámica, provoca sensaciones contrarias al caso anterior. No ver esos resultados satisfactorios hacen que tú desconfíes más de ti. No te has demostrado ser capaz de alcanzar ciertos logros y por mucho que quieras lanzarte mensajes positivos, falta una base sólida para creer en ellos.

No tienes evidencias.

Súmale a todo esto que cuando uno se siente cansado y con menos energía, todo se le hace un mundo. Eso influye también en los pensamientos que generamos y situaciones que mentalmente proyectamos. Con cansancio, todo se ve difícil y negativo.

Una situación así implica estar entrando en una mentalidad más débil o que te dará menos confianza y arrojo.

Arrastrar esta dinámica en que estás teniendo esas malas sensaciones o resultados de manera frecuente en ciertos entrenamientos clave, indica que algo habría que cambiar en el plan. Ese plan de entrenamiento no está bien ajustado a tu ritmo de progresión y es más fácil que te lleve al sobreentrenamiento o lesión que a buenos resultados. Además de todo lo que provoca mentalmente.

 

Encarar la competición mentalmente

 
Ahora llegamos al día de la carrera con un primer corredor que ha ido demostrándose que podía superar ciertos retos entrenando y con un segundo corredor que viene de una dinámica de mucho esfuerzo pero pocas señales que le den confianza.

Igualmente, ambos llegan a la línea de salida confiando en que han cumplido con el plan, se han esforzado y tienen ilusión por demostrarse que todo ese esfuerzo merecía la pena.

Y sí, están fuertes y entrenados. Incluso vamos a suponer que físicamente, aunque hayan seguido diferentes sistemas de entrenamiento, ambos llegan finos y con muchas posibilidades de alcanzar su objetivo.

Se lanzan a correr, suman kilómetros y todo avanza bien hasta que llega el último tercio de la carrera. Aquí, los dos sufren.

El corredor uno, nota ese sufrimiento y las ganas de dejarlo, de parar de correr y abandonar ese dolor. Pero se dice a sí mismo que durante los entrenamientos ha superado también momentos difíciles y ha sido capaz. Entonces se anima a seguir luchando y vencer ese bajón. Sabe que aunque a veces pases por momentos duros, la satisfacción que obtienes al conseguir superarlos merece la pena con creces.

El corredor dos, llega a la misma situación de sufrimiento y plantearse si no debería abandonar. Sabe que en una carrera de fondo se sufre, pero a la vez se ve mentalmente cansado de todo lo que lleva aguantando en los entrenamientos ya sin haber visto resultados. Empieza a dudar de sí mismo, a pensar que quizá no ha entrenado del todo bien y no llega bien preparado. A partir de ahí, más pensamientos negativos y excusas se suceden.

Al final, el corredor uno después de vencerse una vez más a sí mismo, alcanza su objetivo. El corredor dos, logra cruzar la meta pero con peor tiempo del que quería alcanzar.

Aunque físicamente podían ambos lograrlo, mentalmente no.

No es lo mismo haber construido una base de confianza en ti mismo que internamente queda ahí grabada, que no tenerla. No es lo mismo haber entrado en una dinámica de “me esfuerzo pero recibo una recompensa” que no tenerla. Si no, es más difícil integrar que realmente merezca la pena ese gran esfuerzo cuando no confías en que te vaya a llevar a nada satisfactorio.

En un proceso de entrenamiento, solemos hablar mucho de qué entrenamientos hacer pero no deberíamos olvidar cómo esa combinación de entrenamientos nos afectan mentalmente en una dirección u otra. Hay que considerar también qué bases de confianza y creencias estamos construyendo.

Igual saber que estás acertando también con otras cosas en tu entrenamiento te da más confianza. Por si te interesa, tenemos un ebook gratuito de consejos de Toni Peña a un corredor popular.

Sí, me interesa
115Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad

Bikilo Running te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Otsu Sport S.L. como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: proporcionar permiso para dejar comentarios en la página web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Bikilo Running. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@bikilo-running.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web: bikilo-running.es, dentro de nuestra Política de Privacidad.