Alteraciones postnavideñas: ¿podrían pasarte factura?

Pasan las celebraciones navideñas, arranca un nuevo periodo y con ello nuevos propósitos y objetivos. Puede ser que las navidades te hayan hecho parar más o menos de entrenar pero casi seguro que de alguna manera te han condicionado. ¿Qué hace que ahora cueste tanto volver a una rutina de entrenamiento? ¿Pueden estas fiestas condicionar tu preparación?

rutina entrenamiento postnavidad

Siempre que hay un cambio de rutina, suele verse reflejado en nuestros entrenamientos. A veces es un viaje que nos impide mantenernos entrenando, o compromisos familiares, o cambios de horarios y nuevos planes que hacen que no sepamos cuándo podremos entrenar.

Si tienes claro que alcanzar tu objetivo como corredor pasa por un trabajo continuado de meses, estas alteraciones probablemente te preocuparán. Depende de cómo sean, puede verse más o menos afectada tu preparación.

Si además, en el caso de la Navidad, sumas que es una época típica de comidas copiosas y donde se suele beber más; sumas un factor negativo más a tu preparación. Sobre todo en el caso de que no te hayas cuidado mucho y hayas cogido más peso del deseado.

 

Factores post-navideños con los que tendrás que luchar

 

Cambio de peso

Por las características del running en sí mismo, está claro que pesos más bajos son más beneficiosos para correr. Si tienes que desplazar menos masa, podrás hacerlo a mayor velocidad. Mover más masa es más costoso en esfuerzo.

No es casualidad que los corredores de élite se caractericen por su delgadez. No solo queman mucho, si no que les viene mejor esa constitución.

Así, si tu peso ha subido después de estas fiestas, puede ser que lo notes en cierto modo en tus entrenamientos.

Pero dependerá de cuánto hayas subido y cuánto tardes en perderlo.

Lo normal, si vuelves a tu rutina habitual de entrenamiento y comidas más equilibradas, es que poco a poco el peso vaya volviendo a su sitio. En Navidad es muy probable que no solo hayas comido más sino que hayas entrenado menos, y todo suma a la hora de coger kilos.

Donde podrías notar que te lastra esta variación de peso, es en entrenamientos de ritmo. Puede ser que te cueste más coger ritmos que antes llevabas mejor. En entrenos de fondo, no creo que hayas llegado a coger tanto peso como para notarlo.

Pero aún así, no hay que volverse loco. No son unas fiestas tan largas como para que hayas engordado 5 kilos. ¿O sí?

Un pequeño cambio de peso irá poco a poco volviendo a su sitio si sigues con el entrenamiento. En todo caso, podrías sumar un cuidado especial a tus comidas para ayudarte a bajar antes de peso.

Salvo que se haya producido una variación de peso exagerada, tu objetivo no debería verse prácticamente afectado por esto.

 

Dificultad para recuperar el hábito

Cuando estás habituado a una rutina de entrenamiento, ni te planteas si entrenar o no. Más o menos tendrás tus momentos de entrenamientos definidos y ya cuentas con ellos. Estás dentro de una rutina con un trabajo y un ritmo de cosas predecibles y sabes donde está integrado el entrenamiento.

Lo malo es el momento en que hay un parón de esta rutina. Pasan una o dos semanas en que rompes esa dinámica y luego, se hace más difícil volver a ella.

Si a este cambio le sumas que puedas haber perdido algo de forma o que el frío, nieve o lluvia no hagan muy apetecible salir a correr; la vuelta puede ser muy dura.

Tendrás que hacer un esfuerzo especial por tirar de fuerza de voluntad para volver a esa rutina de entrenamientos. Pero, si consigues superar algo así como las dos primeras semanas, probablemente pronto estés nuevamente habituado. No ha pasado tanto tiempo como para que hayas perdido el hábito por completo.

Eso sí, el truco es esforzarse en no fallar en esos primeros días.

Si te obligas a cumplir pese al frío o las pocas ganas, antes recordarás el hábito y lo integrarás. Si empiezas a flaquear, a excusarte en el frío para no salir o cosas así, te costará mucho más. Irá pasando el tiempo y cada vez se situará más lejos el momento en que paraste ese hábito, esto no te ayudará. Habrás pasado a generar otro hábito, el de que no pasa nada si te saltas algunos entrenos o entrenas menos.

Pero ya comprobarás si pasa o no el día que te enfrentes a tu objetivo…

 

Errar en la definición de tu objetivo

Arrancar un año nuevo viene acompañado de nuevos y mejores propósitos.

Lo malo es que las buenas intenciones y la ilusión es fácil que nos hagan no medir bien y plantearnos metas demasiado ambiciosas.

Si venías entrenando poco, has parado unos días en navidades y luego te planteas correr una maratón en marzo o abril, puedes estar pasándote. Dependerá de cada caso y de la base que arrastres como corredor pero, a priori, estarías prácticamente pasando de casi no entrenar a iniciar un ciclo específico intenso.

Súmale a esto que los estragos de las celebraciones hayan empeorado incluso más, tu forma física.

Es muy probable que este sea uno de los objetivos de principio de año que pronto se venga abajo. Bien forzado por una lesión al haber querido meter mucha carga sin una adecuada progresión; bien por desmotivación. Verás que cumplir los entrenamientos es demasiado costoso y entrar en una rutina de entrenamiento lleva más esfuerzo del previsto.

No será este tu caso si el objetivo ya estaba fijado de antes, venías entrenando y aunque en navidades hayas perdido algún entreno, pronto retomas la rutina. Un leve flojeo no te pasará tanta factura, sobre todo si no has prescindido de los entrenamientos de calidad o de los más importantes de estos. Aunque los primeros días tras las fiestas puedas notarte más espeso, no tardarás mucho en recuperar buenas sensaciones.

Si volvemos al caso anterior, sería más recomendable enfocar primero objetivos parciales o más pequeños. No volverse loco con querer ir a por la maratón con el tiempo justo, sino pensar en abordar una media o unos 10 kilómetros antes. Esto te ayudará a retomar el hábito de entrenar sin pasarte tanta factura porque la carga de entrenamiento será menor. Igualmente tendrás una motivación pero sin tanto sufrimiento y frustración, lo cual te facilitará mantener el objetivo.

Cuanto antes analices y aceptes si alguna de estas situaciones te está pasando factura, antes podrás poner solución y ya, de verdad, arrancar bien los propósitos del año.

Si prácticamente estos factores no han alterado mucho tu rutina y preparación, tu objetivo no debería verse perjudicado.

Otra manera de comprometerte antes con tu entrenamiento es avanzar acompañado. Entrenar estando seguro de ir por el camino correcto y recibir el apoyo para seguir adelante.

>> Así sería tu sistema de entrenamiento.

 

2 thoughts on “Alteraciones postnavideñas: ¿podrían pasarte factura?

  1. Eduardo Abreu dice

    Todo en ustedes es muy Real y Aplicable además de Sumamente Ameno.No es Egoísmo pero pudiera el Master se que le va dar Pena Decireme Algo en su Experiencia si conoce algo de Meniscos Lesionados (Rotos) y regreso al Fondo,una vez Operados.Estoy pasando este Trance y mi Mayor deseo Es Regresar pero hay que Tener cierta Cautela.

    • Bikilo Running dice

      Hola Eduardo

      Gracias por tu comentario.

      No podemos darte recomendaciones sobre esta lesión porque desconocemos que sería lo mejor. Pero sin lugar a dudas, no precipitarse y lanzarse a correr antes de tiempo, sería recomendable.
      Es cierto que se pasa mal cuando se está lesionado y no se puede correr, pero consulta a tu médico sobre si puedes hacer alguna actividad sin impacto. Quizá bici o aquarunning es algo que puedes empezar a hacer antes.

      ¡Ánimos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Bikilo Running te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Otsu Sport S.L. como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: proporcionar permiso para dejar comentarios en la página web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Bikilo Running. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@bikilo-running.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web: bikilo-running.es, dentro de nuestra Política de Privacidad.