¿Debería evitar correr el día antes de la carrera?

Siempre hablo de lo importante que es llegar fresco y descansado al día de la carrera. Para esto es necesario, entre otras cosas, ir bajando la carga de entrenamiento a medida que nos vamos acercando a la fecha en cuestión. ¿Tendría entonces sentido salir a correr el día antes de la carrera o estaríamos cansándonos innecesariamente?

correr el día antes de la carrera

La necesaria planificación del entrenamiento tiene como fin último llegar a la fecha de nuestro objetivo en el mejor momento de forma. Para esto vamos repartiendo las cargas de entrenamiento y reservando algunas semanas de descarga que nos permitan recuperar y crecer muscularmente.

Entonces, si la idea es bajar cargas gradualmente y llegar en perfecto estado a la carrera, por lógica parecería mejor no correr el día antes de la carrera. Así evitarías tanto cansarte como arriesgarte a una lesión pero, ¿seguro que es esta la mejor opción? Leer más

Recuperación: cómo hacer que sea más eficiente

¿Te ha pasado alguna vez irte a dormir agotado tras un entrenamiento y ver que no podías dormir? Estar sintiendo como te molestan, duelen o palpitan las piernas y tú sin poder descansar bien. Es algo que puede pasar después de entrenamientos duros. ¿Se puede evitar esta mala sensación de alguna manera?

Si realizas por la tarde o al final del día un entrenamiento duro tipo series, es muy probable que vivas esta sensación. También te podría pasar por acumular fatiga o en días con doble sesión de entrenamiento pero, es probable que cuanto más tarde hagas el entrenamiento, más lo notes.

Tu cuerpo necesita recuperarse de todo el esfuerzo realizado pero está tan tocado, que esta recuperación también le supone un importante trabajo. Es por esto que sientes esa sensación de tanto agotamiento.

Al entrenar, tus músculos sufren daños que son mayores cuando el entrenamiento es más intenso. Además, se genera ácido láctico que dificulta que luego puedan contraerse bien y con ello contribuyen a su daño y fatiga.

La manera de reducir esta mala sensación es poner medios para facilitar la recuperación muscular y conseguir que ésta se inicie cuanto antes. Así será más rápida y eficiente y no arrastrará estas malas sensaciones. Leer más

Descanso: cuándo y cuánto necesita un corredor

Siempre decimos que el descanso también forma parte del entrenamiento pero, como todos los elementos que forman parte de un buen plan de entrenamiento, es necesario en su justa medida. Ni mucho, ni nada, ni en cualquier momento. Así que, ¿cuánto descanso necesitas como corredor? ¿Cómo debe hacerse ese descanso? ¿Qué pasa si no descansas o descansas demasiado?

Para empezar hay que aclarar que la importancia del descanso reside en que es el elemento necesario para permitir a nuestro músculo crecer. Esto es algo que se produce vinculado al fenómeno de la supercompensación.

Primero estimulamos al músculo mediante el entrenamiento. Como resultado de esto, el músculo baja respecto a su estado inicial por el estrés que ha sufrido. Para permitir que se recupere, es necesario ese tiempo de descanso en el que se le libera de estrés y presión. Entonces lo que pasa es que cuando se recupera, lo hace subiendo por encima de su estado inicial. Todo este proceso es lo que se denomina supercompensación, algo muy necesario para que nuestra musculatura crezca. Leer más

Falso pico de forma: ¿tiene sentido en corredores populares?

Aunque es algo más vinculado a los atletas de élite, puede ser que tras una lesión o alguna otra circunstancia te hayas visto con poco tiempo para preparar una prueba y te plantees crear un falso pico de forma. ¿Qué es esto y cómo se llega a él? ¿Qué consecuencias tiene? ¿Sería recomendable en alguna circunstancia para un corredor popular?

falso pico forma

Un falso pico de forma lo que busca es provocar un nivel alto de rendimiento en poco tiempo. Quizá te preguntes si esto es posible cuando siempre estamos hablando de que mejorar tu rendimiento lleva tiempo y exige constancia.

Digamos que con esta práctica podrías llegar a un nivel de forma aceptable, que no alcanzaría el 100% de tus posibilidades y que no duraría mucho tiempo. Sería algo así como provocar una chispa puntual en el momento adecuado. Leer más

¿Entrenar o no? Qué hacer los días en que te ves más flojo

Hay días en que por mucho que estés motivado con tu objetivo, ves el entrenamiento que te toca y te sientes incapaz de entrenar. Puede ser que estés más cansado o medio enfermo y empiezas a pensar, ¿me fuerzo y cumplo con el entrenamiento o mejor hoy no lo hago? ¿Rebajo o cambio el entrenamiento por uno más suave? ¿Cómo afectará realmente no hacer este entrenamiento al conjunto de mi preparación?

forzar entrenar o no

Como corredor popular no es raro que haya algunos días en que a la hora de enfrentarte a tu entrenamiento te veas sin fuerzas. Quizá después de una dura jornada de trabajo, por diferentes circunstancias personales o porque tengas un bajón de defensas o te encuentres algo constipado o enfermo. Si ante este contexto además ves que tendrías que hacer unas series o algún otro trabajo duro como entrenamiento, es fácil que te vengas abajo y te sientas incapaz.

Pero también pasa que a veces aunque te veas demasiado agotado para abordar el entrenamiento, aún así te fuerzas a hacerlo y luego te sientes mucho mejor. En muchos casos es más una cuestión mental que realmente un cansancio físico. La cuestión sería, ¿cómo sé cuándo debo entrenar porque me va a beneficiar el ejercicio y cuando no? Leer más

¿Me puede beneficiar correr todos los días?

¿Correr todos los días o no? Es fácil que esta cuestión provoque controversia. Aunque una vez más tengo que decir que no hay una respuesta universal ni a todos nos funciona lo mismo, sí creo que hay que respetar ciertas reglas en todo plan de entrenamiento. Esta práctica tiene algunas ventajas e inconvenientes pero, ¿cuál de ellos tiene más peso? ¿Qué recomendaría yo a un corredor popular?

correr todos los días

Por una parte creo que esta idea surge cuando uno se engancha a esto de correr y ve que va mejorando. Es fácil entonces pensar que si corrieras todos los días, mejorarías más. Pero no, esta relación no es así de directa. No por entrenar en más cantidad se mejora antes o más.

Lo que ayuda más en la progresión y mejora del rendimiento de un corredor es más bien la combinación adecuada de los ingredientes de un plan de entrenamiento. Es decir, un plan de entrenamiento equilibrado que se adapte a la forma del corredor y al objetivo que busca alcanzar. Leer más

Parar de correr en verano, ¿es conveniente?

Llega el verano, el calor, los planes de ocio al aire libre, las vacaciones… Un conjunto de factores que hacen que uno se platee parar de correr en verano unas semanas pero, ¿perderás todo lo que has ganado con el entrenamiento del invierno? ¿Merece entonces la pena parar de correr?

parar de correr en verano

No hay duda de que ha sido el trabajo constante de varios meses lo que te ha llevado a alcanzar un buen estado de forma. Igualmente es cierto que cuando uno deja de entrenar, bien por lesión u otras circunstancias, luego se encuentra con que volver a retomar sus ritmos de entrenamiento se hace difícil. Así que, en base a esto uno podría cuestionarse lo oportuno o no de parar de correr. Leer más

El aumento del riesgo a caer enfermo en el corredor, ¿se puede evitar?

Por Toni Peña

caer enfermo corredor

¿Te ha pasado eso de caer enfermo después o antes de una maratón? ¿Y después de un entrenamiento intenso? ¿Te resfrías más de lo normal desde que empezaste a correr? No es raro que los corredores nos veamos en alguna de estas situaciones pero lo que cabe preguntarse es, ¿se pueden evitar?

Ya sabemos que preparar carreras de larga distancia como es una maratón, no es ninguna broma y supone un esfuerzo considerable. Por no hablar del esfuerzo y desgaste que conlleva acabarla. Pues este esfuerzo digamos que lo paga todo nuestro organismo, es decir, se producen una serie de fenómenos que hacen que nuestras defensas bajen. Leer más

Cuando olvidarte del plan de entrenamiento va en tu beneficio

Por Toni Peña

olvidar-plan-entrenamiento

 

Aunque suelo hablar de lo importante y clave que es un plan de entrenamiento para progresar, también te digo que hay otros momentos en que el plan no importa, en que te tienes que olvidar de él.

El momento más frecuente se da cuando acabas de pasar tu objetivo. Has competido y bien has alcanzado esa marca para la que llevabas tanto tiempo trabajando, o bien algo ha fallado y no has podido alcanzarla. En un caso por estar exultante de satisfacción y en otro por una cierta rabia que te dice que te tienes que quitar esa espinita, pasados uno o dos días desde la competición empiezas a definir tu próximo objetivo (o a veces en el mismo día). Que si en dos semanas hay una carrerita más corta, que si empiezo la semana que viene con el específico me da tiempo a estar en el siguiente maratón, que si mi amigo me ha propuesto tal carrera… Leer más

Correr rápido cuando tendrías que ir lento te alejará del éxito

Por Toni Peña

correr rapido o lento

¿Te has pillado alguna vez en tus entrenamientos diciendo cosas del tipo: “cómo voy a correr el día de la carrera a 4:30 si hoy haciendo menos distancia a 4:50 voy que no puedo más”? Muchas veces nos pasa esto, creemos que nuestros entrenamientos son una manera de probarnos o que si apretamos más el ritmo entrenando, esto nos beneficiara para acercarnos al ritmo de competición y nos llevará a correr rápido. Sin embargo, esto no funciona así.

Ya he comentado en otras ocasiones que un plan de entrenamiento correcto es aquel que está equilibrado en cuanto a trabajo de fuerza, resistencia, velocidad, ritmos sostenidos (series y intervals), coordinación y estrategia, y lo más importante, el descanso. Es por esto que un plan de entrenamiento no es sólo salir a rodar varias veces por semana distintas distancias e intentar apretar el ritmo para acercarse al de competición. Un buen plan de entrenamiento combina diferentes tipos de sesiones. Algunas de ellas incluyen rodajes pero otras muchas son cuestas, series, fartleks, rodajes mixtos… Todos estos ingredientes mezclados en su correcta medida y realizados en el momento adecuado, acaban llevando a una mejora global de tu rendimiento y a que alcances tu objetivo.

Para vencer el miedo o la duda de si el día de la competición vas a correr rápido y vas a estar a la altura de tu objetivo, hay que confiar en que la supercompensación haga su efecto. ¿En qué consiste esto? Leer más