Así viví mi maratón olímpico (y esto sigo percibiendo ahora)

Ahora, aunque haya pasado el tiempo, sigo sintiendo como algo especial mi participación en una maratón olímpica. Puedo además analizar mi actuación con otra perspectiva. Pero más allá de lo achacable a cada deportista, hay ciertas cosas que les son ajenas que veo que siguen sin mejorarse en el proceso que rodea a este evento.

Toni Peña atletismo

Tengo que confesar que después de 12 años de mi participación en los Juegos de Atenas, al ver los Juegos de Rio por la tele, sentía cosquillas en el estómago.

Los Juegos Olímpicos son algo totalmente diferente a cualquier otra competición. Es la meta que todo atleta persigue y poder decir que se es Olímpico es algo muy especial.

Acabamos de vivir el momento post-olímpico. Cuando se recibe a los deportistas que han conseguido medalla o sido finalistas por parte de su comunidad autónoma, región o localidad.

Todo el mundo se siente orgulloso de sus deportistas y todos se apuntan al carro del éxito pero quiero recalcar que los únicos protagonistas son ellos mismos. Sólo ellos con su esfuerzo y sacrificio diario han hecho posible este resultado. Sin el apoyo familiar y su sacrificio personal las cosas hubieran ido de otra manera.

Digo esto porque llevamos demasiados años con recortes económicos. Como sociedad no deberíamos ser hipócritas y querer que nuestros jóvenes deportistas luchen por diplomas y medallas olímpicas casi tirando únicamente de sacrificar sus mejores años. Desde mi parecer se tendría que realizar un plan deportivo serio con inversiones importantes hacia la tecnificación; la formación de técnicos y preparación de deportistas para su posterior fase después de la vida profesional deportiva. Pero esto es algo que implica inversión, es decir, dinero.

Hablo del deporte en general pero mi pensamiento va hacia aquellos deportes minoritarios. Es una lástima que tengan que volver a pasar 4 años para que la gente vuelva a ver un combate de kárate, una regata de piragua, una competición de halterofilia o de gimnasia rítmica.

Os aseguro que estas medallas han supuesto un sacrificio inmenso que sólo ell@s saben. Nuestras retinas recuerdan esos escasos minutos de competición pero hay mucho más detrás.

Personalmente, he vivido este sacrificio y gracias a él llegué a participar en la maratón de unos Juegos Olímpicos, Atenas 2004. Para mí la participación en esta competición fue muy especial. Destacaría estos factores característicos de la maratón en unos Juegos.

 

La maratón no destaca por su dificultad

La Maratón Olímpica no es especial a otras maratones en cuanto a dificultad competitiva. Incluso me atrevo a decir que es más fácil y más probable tener un buen resultado en esta prueba que por ejemplo en una maratón de las Majors.

La razón es muy sencilla. En este tipo de competición la representación por países está limitada a tres atletas. Sin embargo, en la Maratón de Londres, por ejemplo, podría haber con facilidad 15 atletas de Kenya del top 30 mundial en la línea de salida. Sirva este ejemplo para Etiopía u otros países.

 

Sólo pasa cada 4 años

Los Juegos, además de hacerse sólo cada 4 años, a diferencia de otras maratones que son anuales, están rodeados de ese “espíritu olímpico” que hace todo como más emotivo. Si a esto le sumas que un deportista en su corta vida profesional va a tener ocasiones contadas de participar en este evento, todo se convierte en más único y exclusivo.

Hay deportistas que nunca han sido Olímpicos y otros, como yo, que sólo lo hemos sido una vez en la vida. Pero sí puedo decir que es algo diferente a cualquier otra competición. Todo deportista en su interior lucha por conseguir la gloria Olímpica.

¿Quién no se ha visualizado durante unos duros entrenamientos consiguiendo la victoria en unos Juegos? Yo no creo haber sido diferente. Os aseguro que en mis duros entrenamientos infinidad de veces he sido Carlos Lopes cruzando la meta en Los Ángeles.

 

Convives con los mejores

Convivir durante una semana o quince días con los mejores deportistas del mundo te hace sentir especial.

Quizá ésta sea la diferencia más grande con cualquier otra competición a nivel mundial. Los mejores deportistas de todas las especialidades Olímpicas conviven juntos. Eres uno más.

La única vez que he sido Olímpico hubo ciertas circunstancias que hicieron que para mí, el paso por la Villa Olímpica, no fuera todo lo especial que me hubiera gustado. En Atenas la prueba de Maratón fue la prueba reina de todo el calendario Olímpico. Esto hizo que la maratón se realizara el último día de competición, casi casi coincidiendo con la ceremonia de clausura (de hecho la entrega de medallas de la maratón fue en dicha ceremonia).

El Comité Técnico de la Federación Española estimó oportuno que estando Atenas tan cerca de España, era suficiente ir con tres días de antelación. La llegada de los maratonianos fue la última expedición. En el ambiente ya se respiraba el final de los Juegos.

Entre la tensión pre-competición y que muchas delegaciones ya empezaban a dejar la Villa Olímpica, no viví el auténtico bullicio de una verdadera Villa Olímpica.

 

Mi experiencia en competición

 
La marcha y la maratón son las únicas especialidades que se desarrollan fuera del Estadio Olímpico. Es una oportunidad única para que la ciudad organizadora de los Juegos se promocione a nivel mundial por lo que el recorrido pasa a ser un circuito turístico por los lugares más bonitos y emblemáticos de la ciudad. A veces sin importar la dureza de la prueba.

Lo que ocurrió en Atenas fue algo muy singular. El recorrido elegido, como no podía ser de otra manera, fue el recorrido original que recorrió Fidípides desde Maratón hasta Atenas. La llegada fue en el estadio Panathinaikó.

No era un recorrido ni muy bonito ni turístico pero sí destacaba por su dureza. Durante más de 30kms había una pendiente ascendente constante para luego, en la parte final, llevar una tendencia de bajada hasta el estadio. Fue un recorrido especialmente duro. Pero una maratón Olímpica es diferente a cualquier otra maratón.

Creo que en cierto sentido mi actuación fue similar a la de los maratonianos españoles en Río.

 

¿Qué pasó con los maratonianos españoles en Río?

 
Lo último que haría sería criticar su actuación. Estoy convencido que hicieron el máximo que pudieron y no se reservaron nada.

Es posible que se esperase más de ellos pero eso forma parte de la maratón. Diría que es la única prueba donde las previsiones no sirven para nada. Cada atleta es diferente y las circunstancias exteriores le afectan de distinta manera.

Mi paso por Atenas tuvo en común con la actuación de los actuales maratonianos olímpicos españoles en Río, que se esperaba de mí un mejor resultado. Venía con una de las mejores marcas.

Desconozco qué les pasó a Carles Castillejo o a Jesús España, pero sí afirmo que calidad no les falta.

Analizando mi caso puedo afirmar que ese día fui débil de mente, la presión competitiva me afectó mucho. La ansiedad que me producía la competición hacía que no descansara como tocaba y daba demasiada ventaja al contrincante. Tenía a mi familia y algunos amigos en Atenas y quería hacerlo bien, no tanto para mí sino para mis amigos. Gran error.

No es que trate de buscar excusas pero sí puedo valorar las cosas de otra manera con el paso del tiempo.

Después de tantos años, llego a la conclusión de que no basta con llegar a la línea de salida siendo el que más ha entrenado o el que mejor en forma está. La maratón es una prueba muy cruel donde factores como las condiciones climáticas, de recorrido, psicológicas y demás, pueden desestabilizar. De ahí que más de una vez diga que en maratón no existen las previsiones.

El ganador es aquel atleta completo al 100%. Es capaz de aguantar grandes cargas de entrenamiento, superar las presiones precompetitivas y ser un depredador dentro de la competición.

Rio terminó y las Olimpiadas de Tokyo ya se han iniciado para culminar con los Juegos Olímpicos en el 2020. Nuestros atletas en nada ya estarán pensando en esta cita pero queda mucho trabajo tanto para deportistas como entrenadores. Ahora es cuando debería verse el apoyo político a nuestro deporte.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Bikilo Running te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Otsu Sport S.L. como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: proporcionar permiso para dejar comentarios en la página web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Bikilo Running. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@bikilo-running.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web: bikilo-running.es, dentro de nuestra Política de Privacidad.