Mi calendario de competiciones tenía sólo dos maratones al año

Por Toni Peña

competiciones running

Actualmente se escucha mucho eso de:  “corro en este sitio o corro en este otro,  pero lo hago sólo para entrenar,  no competir”. Cada fin de semana puedes elegir entre múltiples competiciones a diferencia de lo que pasaba cuando yo competía, entonces el año constaba de dos maratones.

Aunque a mi modo de ver, este concepto de competir para entrenar es un engañabobos, es cierto que quien más quien menos, en algún momento lo hemos hecho. Particularmente pienso que la competición es el lugar y momento donde se tiene que dar lo mejor de uno mismo y sacar todo el trabajo realizado en los meses anteriores. Simplemente ponerse el dorsal significa competir y en ese momento no hay amigos.  Uno SIEMPRE quiere ganar, eso sí, con caballerosidad y respeto.  Se puede ser rival en la competición y amigo fuera de ella pero cuando se compite, se compite.

En mi experiencia como maratoniano profesional, el entrenamiento y las competiciones se organizaban considerando que el atleta pasaba por dos picos de forma durante el año que se hacían coincidir con la maratón. Así que, a diferencia de lo que pasa ahora, un atleta competía al 100% dos maratones al año, aunque con distintos enfoques cada una de ellas.

La Maratón de Primavera  es la que tenía como objetivo conseguir la mejor marca posible.  Había que estar al 100%  de forma, la parte táctica de la carrera pasaba a un segundo plano.  Había que correr rápido. Esta marca es la que nos debía proporcionar el acceso a los Campeonatos Internacionales del Verano, ya fueran europeos, mundiales o Juegos Olímpicos.

La Maratón de Verano, en cambio, era la maratón donde era importantísimo la lectura que se hiciera de la carrera  teniendo en cuenta la táctica a realizar, las condiciones climatológicas y el desnivel del recorrido.  En definitiva,  primaba el puesto final de la clasificación,  pasando la marca realizada a un segundo plano.

Tanto en una como en otra  había que estar al 100% de forma pero el entrenamiento era diferente. No es lo mismo entrenar en invierno que hacerlo en verano. Entrenar con calor y humedad es muy arriesgado y con frecuencia se pasa uno de forma.

Estos dos picos de forma son los que marcan la organización del plan de entrenamiento. El entrenador valora las cargas de entrenamiento tanto en cantidad como en calidad  para llegar en las mejores condiciones a las dos fechas importantes. Entrenador y atleta con el plan de entrenamiento y el calendario de competiciones en mano, eligen el número de competiciones a realizar. En la elección se tienen en cuenta compromisos de competiciones, intereses para el atleta y sobre todo, que no afecte a las cargas previstas por el entrenador.

Mentiría si dijera que este plan es inamovible. Siempre surgen cambios en las preparaciones bien por lesión, bien por otros intereses, y el plan competitivo a veces se ve alterado pero siempre con el permiso del entrenador.

También hay que decir que hay diferentes tipos de competiciones. Está claro que por encima de todo están las competiciones o campeonatos oficiales y luego las competiciones sub-objetivos como podría ser el calendario de cross o buscar marca en la pista. También importantes y que suelen contemplarse en el plan de entrenamiento. Por otra parte están  los “pollos”, competiciones donde por uno u otro motivo se puede estar interesado en correr,  normalmente porque era la carrera de tu pueblo o alguna en la que tuvieras mucha relación con el organizador.  Estas,  por descontado,  no estaban  contempladas en el plan de entrenamiento por lo que si se corrían se hacía sin mover un ápice el plan de entrenamiento. Eso sí, eran excepciones, y se hacían en contadas ocasiones.

Como podéis ver,  toda esta exigencia de un atleta, no tiene absolutamente nada que ver con la de los corredores actuales. Es cierto que tampoco se puede pretender profesionalizar al popular, pero ni tanto ni tan poco. Puedo observar que actualmente muchos corredores compiten muy a menudo con la intención de entrenar, algo que no acabo de entender…

Hay que decir que hoy en día la competición está muy devaluada y a la carta. ¿Qué quiero decir con esto?  Pues que hay tanta oferta competitiva que muchos fines de semana coinciden varias carreras y mediante las plataformas de inscripción uno sabe donde hay más o menos competencia. Esto hace que se elija acudir a aquellas carreras donde es más fácil destacar. Para mí, eso tampoco es competición. Así que, los tiempos cambian y… los conceptos también.

 

2 thoughts on “Mi calendario de competiciones tenía sólo dos maratones al año

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Bikilo Running te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Otsu Sport S.L. como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: proporcionar permiso para dejar comentarios en la página web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Bikilo Running. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@bikilo-running.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web: bikilo-running.es, dentro de nuestra Política de Privacidad.