Error: competir entrenando

¿Te ha entrado alguna vez la duda de hasta dónde podías llegar y te has visto haciendo un entrenamiento de rodaje sosteniendo un ritmo alto? Esta práctica, más común en corredores principiantes, hace que el entrenamiento pierda su fin último y pone en riesgo otros aspectos. ¿Qué consecuencias y riesgos tiene esto? ¿Cómo puedes conocer si no es así en qué momento de forma estás?

competir entrenando

La idea habitual cuando uno empieza a correr es que el entrenamiento consiste en correr cada día diferentes distancias. Incluso suele no haber una preocupación en cuanto al ritmo porque se lleva el que se puede tanteando hasta qué distancia serías capaz de alcanzar con ese ritmo. Pero a medida que vas repitiendo entrenamientos, te entra la duda de qué pasaría si fueras más rápido. ¿Hasta dónde podrías llegar o cuál sería tu ritmo máximo para cierta distancia? Esto se acentúa más teniendo en cuenta que hoy en día todo se comparte en redes sociales y vas viendo como referencia el ritmo de otros amigos o conocidos.

Ante tu duda de si podrías hacer lo que estás viendo que otros hacen o en qué momento de forma estás, la reacción lógica es salir a entrenar tratando de recorrer una cierta distancia al ritmo máximo que puedas. Esto es lo que llamo probarse. Probar hasta dónde puedes dar, o competir entrenando ya que estás tratando de dar tu máximo. Leer más

¿Qué pasa si no entreno suficientes kilómetros semanales?

La discusión en torno a cuántos kilómetros semanales hay que entrenar suele aparecer con frecuencia con cifras muy dispares. ¿De qué depende esta cifra de kilómetros? ¿Cuáles son las consecuencias de quedarse corto o largo de kilómetros?

Cada entrenador tiene su sistema y sus criterios para definir cuántos kilómetros debe entrenar cada corredor semanalmente. Aunque dependiendo de las circunstancias, rendimiento y capacidad de cada uno esta cifra puede variar, más o menos suele haber unas referencias generales. Leer más

Descanso: cuándo y cuánto necesita un corredor

Siempre decimos que el descanso también forma parte del entrenamiento pero, como todos los elementos que forman parte de un buen plan de entrenamiento, es necesario en su justa medida. Ni mucho, ni nada, ni en cualquier momento. Así que, ¿cuánto descanso necesitas como corredor? ¿Cómo debe hacerse ese descanso? ¿Qué pasa si no descansas o descansas demasiado?

Para empezar hay que aclarar que la importancia del descanso reside en que es el elemento necesario para permitir a nuestro músculo crecer. Esto es algo que se produce vinculado al fenómeno de la supercompensación.

Primero estimulamos al músculo mediante el entrenamiento. Como resultado de esto, el músculo baja respecto a su estado inicial por el estrés que ha sufrido. Para permitir que se recupere, es necesario ese tiempo de descanso en el que se le libera de estrés y presión. Entonces lo que pasa es que cuando se recupera, lo hace subiendo por encima de su estado inicial. Todo este proceso es lo que se denomina supercompensación, algo muy necesario para que nuestra musculatura crezca. Leer más

Así de fácil sería conocer el camino hacia tu objetivo

Es típico que siendo corredor dediques bastante tiempo a leer artículos sobre correr, entrar en foros, mirar planes de entrenamiento aquí y allá y al final, sigas teniendo dudas sobre qué plan de entrenamiento seguir o por qué opinión guiarte. ¿Te has visto en esta situación y dudas de si estarás haciendo lo correcto para alcanzar tu objetivo?

Hoy en día información hay mucha y opiniones aún más. Es fácil tener amigos que llevan más tiempo corriendo y te dicen cómo debes entrenar. Incluso puedes preguntar en foros y obtendrás multitud de respuestas. Pero al final, lo más probable es que ante la diversidad de información recibida encuentres datos incluso contradictorios, acabes más liado de lo que estabas y no sepas hacia donde tirar.

Nuestra recomendación: que busques a alguien que de verdad te haya demostrado su conocimiento y apuestes sólo por esa vía. Te podríamos decir que apostaras por nosotros, por el sistema de Toni Peña, pero mejor, apuesta por quien quieras pero que sea una sola apuesta. Si luego no sale bien, podrás cambiar y probar otra vía pero si mezclas un poco de un lado y otro de otro, la sensación de duda y el riesgo de que no salgan las cosas bien aumenta. Leer más

¿Le sacas rendimiento a unas series si las haces cansado?

Por Toni Peña

series cansado

Todo corredor sabe que hay días y “días”. Días en los que realizas el entrenamiento sin apenas despeinarte y días en que todo cuesta, aunque tengas que hacer un simple rodaje regenerativo. Lo malo es que coincida un día “difícil” con una sesión de entrenamiento de series o algún otro trabajo duro.

¿Pero y si además empiezas a ver que están coincidiendo muchos días de esos en que estás cansado con entrenamientos de series? Es decir, que llegas cansado al entreno y ves que no puedes completarlo. Pasa una vez y otra vez y al final muchos de tus entrenamientos de series se quedan sin acabar, ¿sirve entonces para algo el trabajo? ¿Qué puede estar pasando?

El entrenamiento de series supone un trabajo exigente dirigido a ayudarte a correr más rápido y con múltiples beneficios para tu mejora de rendimiento. En principio, cuanto mejor puedas completar el trabajo planteado, mejor resultado te dará pero claro, tiene que estar bien programado el entrenamiento. Es decir, no sirve de nada completar la sesión relajadamente si resulta que estás trabajando a un ritmo muy cómodo para ti y que no te está resultando exigente. Leer más

¿He llegado ya a mi techo como corredor?

Por Toni Peña

techo corredor

Cuando empiezas a correr es fácil notar mejoría en no mucho tiempo. Pero después de 2-3 años corriendo empiezas a notar que bajar tu anterior marca es cada vez más complicado; que te cuesa cada vez más esfuerzo conseguir recortar un minuto a tu marca. ¿Quiere decir esto que estás cerca de tu techo como corredor? ¿Cuándo suele llegar un corredor a su límite?

Los primeros meses de trabajo de un corredor la evolución se concentra en darle forma al cuerpo para que se adapte a correr y al impacto que esto supone así como fortalecer la capacidad aeróbica. Una vez que aguantamos bien una hora corriendo, empezamos a hablar de objetivos y marcas.

Durante los 2 ó 3 primeros años de entrenamiento, es fácil competir y bajar marca. Dependiendo de tu dedicación, ambición y si estás siguiendo un plan de entrenamiento adecuado que saque lo mejor de ti mismo, la mejora de rendimiento podrá ser más o menos rápida.

Puede ser que al pasar esta primera fase de evolución más rápida empieces a detectar una cierta repetición en tus marcas. Entonces quizá te cuestiones si será que te estás acercando a tu límite como corredor y a partir de aquí sólo puedes mantener tus marcas o empeorarlas. Leer más